ELKARTASUNA

Como sabes, Euskal Herria está conociendo grandes cambios últimamente. El conflicto político presente durante largos decenios tiene visos esperanzados de solución, a la par que una situación normalizada se está abriendo paso en nuestra sociedad, generando una lógica ilusión en su seno.


La ilusión de un nuevo futuro basado en el respeto de todos los derechos individuales y colectivos no puede obviar realidades que siguen acarreando sufrimiento día a día. Mientras en Euskal Herria la mayoría de los agentes políticos, sindicales y sociales apuestan por respetar los derechos de pres@s y sus familiares, los mandatarios de los estados español y francés no parecen dispuestos a dar muestras de voluntad política. El ejemplo más palpable lo tenemos en la dispersión, igual de vigente que hace treinta años.

No podemos decir lo mismo acerca de la realidad penitenciaria, ya que no genera ningún tipo de ilusión y aun menos de cambio, ya que cerca de 400 vascos y vascas se encuentran presas en el Estado Español, Francia, Suiza y Portugal, a centenares y miles de kilómetros de sus casas. La situación en las cárceles continua siendo tremendamente dura. Las cadenas perpetuas son una realidad, presos con la condena cumplida siguen entre rejas o mantienen en la cárcel a varios presos con enfermedades graves e incurables. Las prohibiciones, el aislamiento y la incomunicación son el pan de cada día.

A todo ello, hay que sumarle la situación que padecen sus familiares, puesto que ellos también son castigados. A consecuencia de la dispersión, cada año, el entorno familiar de la persona presa a de hacer frente a un gasto económico de 15.000 euros como media; en total, el gasto asciende pues a 6.000.000 euros. Pero los gastos van más allá y recibir asistencia jurídica, tener opción a una asistencia médica que la cárcel no puede garantizar o el llevar la vida diaria con un mínimo de dignidad, hacen multiplicar esas cifras.

Sin olvidar la situación que padecen los exiliados fuera de su tierra, en países como Cuba, México Venezuela, Cabo Verde, ..., sin las mínimas condiciones de una vida digna, sin papeles, sin trabajos o trabajos muy precarios, en definitiva una situación de emergencia que necesita de una solución y entre todos y todas debemos de encontrarla, para tenerles cuanto antes en sus casas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario